Cuando se enfría el precio de las criptomonedas y cae de manera sostenida durante varios meses, podemos hablar de un criptoinvierno.

El concepto hace referencia a lo que ocurrió en 2018, cuando el bitcoin cayó hasta un 80% desde los máximos históricos.

El desplome sembró el pánico en el mercado de criptomonedas y provocó que la gran mayoría de las divisas digitales cayeran en picada cual efecto dominó.

No fue hasta mediados de 2019 que el criptomercado mostró signos de recuperación, impulsada por una inversión récord por parte de instituciones tradicionales, como los bancos y los grandes fondos de inversión.

El último episodio registrado fue impulsado por varios elementos: la inflación en el mundo y la propuesta de prohibir el uso de  las criptomonedas, así como la extracción de estas en Rusia, actualmente en conflicto con Ucrania.

Variabilidad del Bitcoin 

Durante la última década, Bitcoin ha perdido valor en un 50% o más en seis ocasiones. Cada vez se ha recuperado a un nuevo máximo histórico en un par de años como máximo.

Las razones de estos desplomes pueden variar desde pandemias hasta medidas enérgicas a nivel global contra las criptomonedas, aunque más recientemente parecen coincidir con los movimientos de los mercados tradicionales. 

Ahora que hay más inversores minoristas y con la creciente integración de la infraestructura financiera existente que permite a las instituciones participar, las criptomonedas se han vuelto más acordes con el mercado de valores, en particular con las acciones tecnológicas.

En ese sentido, a pesar de la reciente tendencia a la baja, existen varios factores que podrían cambiar la racha e impulsar una recuperación en todo el mercado.

Por un lado, la República Centroafricana se unió recientemente a El Salvador en la adopción de Bitcoin como una forma legal de pago, lo que marca una tendencia más amplia de países que formulan leyes para fomentar el uso de las criptomonedas.

Mientras tanto, Estados Unidos planea introducir una regulación necesaria y el Reino Unido quiere convertirse en un centro de criptodivisas para revitalizar su posición como centro financiero mundial a raíz del Brexit.

Finalmente, independientemente de las noticias positivas del criptomercado, un factor que podría resultar crítico para la trayectoria del Bitcoin en las próximas semanas es su permanencia arriba de los 30 mil dólares, valor en el que se encuentra actualmente. 

Este precio ha demostrado ser un soporte clave durante recesiones anteriores, ya que Bitcoin nunca ha caído por debajo de él durante un periodo de tiempo significativo desde que subió por primera vez a principios de 2021. 

Conoce este y más conceptos sobre el mundo de las criptomonedas aquí.